Es muy frecuente la pregunta que nos hacen muchos clientes: “¿Debo dar de alta a mi empleada doméstica si sólo trabaja unas pocas horas en mi casa? ¿Existe algún límite por debajo del cual no hace falta este trámite?”

La respuesta corta es: No existe ningún límite, siempre hay que dar de alta.

A menudo se confunde la obligación de ingresar la cuota de empleador y empleada, con la obligación de dar el alta. Son dos cosas completamente distintas. Así, si eres empleador SIEMPRE tienes la obligación de dar de alta a la empleada, y a partir de ahí nace la obligación con la Seguridad Social de ingresar la cuota correspondiente al empleador y también la de la empleada. Por defecto, y si no se dice nada al respecto, esa obligación de ingreso recae en el empleador, aunque en caso de que la empleada tenga una jornada inferior de 60 horas mensuales por empleador y que hubiera acordado con este la asunción de las obligaciones de cotización puede hacerse responsable de este ingreso. Sin embargo, no suele ser lo más habitual por varias razones:

  1. Es más caro. Cuando la cuota de empleador y empleada se ingresa por parte del empleador, se aplica un 20% de descuento, cosa que no ocurre si la ingresa la empleada. Además, tratándose de una familia numerosa al empleador se le pueden aplicar descuentos adicionales muy importantes.
  2. Es más habitual que el empleador tenga más capacidad económica para adelantar estas cantidades y luego solicitarlas al empleado (o descontarlas de la nómina, que es lo habitual).
  3. También suele ser más habitual que el empleador tenga más conocimientos que le permitan distinguir las cantidades a abonar y retener. O puede contratar una empresa que le ayude a calcular dichas cantidades, elaborar las nóminas, etc.

Aquí tenéis una tabla de cotizaciones según salario, vigente para el año 2021:

image.png

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *